dic
15

Pronósticos para la semana 15 de la NFL

Posteado a las 15 de Diciembre de 2010 - 20:09 8 comentarios
Envía tu comentario
X

* Campos obligatorios

  1. Digita los número de la imagen y haz clic en el botón Enviar

  2. AVISO: Los comentarios son responsabilidad de sus autores y no representan la opinión de Terra. Está prohibido incluir comentarios que violen la ley, la moral, las buenas costumbres y derechos de terceros. Terra podrá retirar, sin previo aviso, comentarios que no respeten los criterios impuestos en este aviso o que estén fuera del tema de la noticia comentada.

AP.

Me hubiera quedado en casa en lugar de ver a Tarvaris. Foto: AP.

 

Por: León Felipe Girón

 

Después de 19 años, 297 juegos, 507 touchdowns, 335 intercepciones, escándalos, lesiones, indecisiones, tragedias y éxitos, Brett Lorenzo Favre vio un juego desde la banca.

 

No sé que habrá sido más triste, ver al 4 en la banca o ver a Tarvaris Jackson en el campo. Pero si sé porqué Minnesota le rogó, le suplicó, le vendió su alma al diablo para que volviera Favre.

 

Jackson no se vio mal, eso hubiera sido un halago. Por fortuna para él, pocos lo vieron, pues los que estuvieron frente a la TV y en el Ford Field estuvieron más pendientes de lo que hacía Brett en las laterales.

 

La imagen no miente. Favre lucía como lo que en verdad es, una persona de 41 años, maltrecha, triste y con plena certeza de que el final está muy cerca.

 

Todos hemos criticado a Favre en algún momento, ya sea por alguna decisión dentro del campo o alguna indecisión fuera de él. Pero aquellos que vimos el grueso de su carrera, no podemos más que compartir su tristeza.

 

Un personaje de su talla, capaz de polarizar a una afición, con todo lo que ha conseguido, no merece que su última imagen –y existe la posibilidad muy grande de que así sea- sobre el campo, sea tendido en el césped retorciéndose de dolor.

 

Especialmente porque eso es completamente lo opuesto a lo que Brett Favre fue como jugador.

 

Y tras el pequeño tributo al número 4, vámonos con los picks.

 

Jacksonville (8-5) en Indianápolis (7-6): A los pobres Jaguares no les he creído una desde que empezó la campaña. A mi opinión eran más afortunados que buenos (y eso no necesariamente es malo). Y nunca es tarde para cambiar de opinión y darle crédito a quien lo merece. MoJo está luciendo en la mejor forma de su carrera, David Garrard ha mostrado lo que nunca antes, temple y liderazgo. Son un equipo capaz de sostener ofensivas y esa es su mejor cualidad cuando se enfrenten a Peyton y los Mannings. Peyt parece haber dejado el bache atrás y está consciente de lo que necesita hacer para no perderse la postemporada por segunda ocasión en su carrera. Por primera vez, creo que eso no es suficiente. Jax parece un equipo tocado por el destino. Jags por 3 y se corona en el Sur.

 

NY Gigantes (9-4) en Filadelfia (9-4): Dos equipos radicalmente opuestos. Filadelfia un equipo vertical, explosivo, capaz de extender el campo en cualquier zona del mismo. Gigantes es un equipo acostumbrado a pelear por cada yarda como perro rabioso. Defensivamente, Gigantes tiene los ingredientes para ponerle saborcito al juego, conteniendo a Vick y evitando que LeSean McCoy sea un factor. Sin embargo, son demasiadas lesiones en ataque, muy pocas armas para Eli como para aspirar a que los Gigantes den un paso de igual tamaño hacia la corona del Este de la NFC. Fily por 1.

 

NY Jets (9-4) en Pittsburgh (10-3): Rex Ryan se dedicó a hablar en agosto. Los Acereros a jugar en diciembre. Los Patriotas cumplieron su cometido hace un par de semanas, desmoralizar a los Jets y en especial a Sanchize, al grado de la humillación. La ofensiva es inoperante y las probabilidades de revivirlas ante una defensa que pasa por su mejor momento no son realmente alentadoras. Cierto, el ataque de Pittsburgh no está precisamente quemando la liga, pero tampoco es que necesiten anotar muchos puntos para conseguir el triunfo. Esta semana no es muy distinta. El mexicano sale mordiéndose el rebozo y Blitzburgh hace de las suyas. Steelers por 4.

 

Green Bay (8-5) en Nueva Inglaterra (11-2): Lo que antes parecía ser un equipo con demasiadas armas ahora no es mucho más potente que una resortera. Los golpes le han pasado la factura a los Empacadores y el más reciente vino en Detroit. No, no hablo de la derrota de 7-3, sino de la conmoción a Aaron Rodgers, que pone a su equipo en una posición más que complicada enfrentando a los Pats. Tom Brady le ha pintado la cara a las mejores defensivas y actualmente la de Green Bay es la que menos puntos ha admitido. Hasta ahora. Nueva Inglaterra desmoronó a Pittsburgh, pulverizó a los Jets, humilló a Chicago. No importan las bajas temperaturas, habrá queso fundido en Foxboro. Pats por 12.

 

Y en una semana que podría definir el panorama de playoffs, el resto se va a breves.

 

San Francisco (5-8) en San Diego (7-6): Los Niners necesitan un milagro, y no hablo de sus oportunidades de playoffs, hablo de lo que requieren para ganar este juego. Bolts por 9.

 

Cleveland (5-8) en Cincinnati (2-11): La auténtica rivalidad de la NFL. Lo malo es que nadie les tira un peso, porque los dos son malones. Los Bongos ganan por primera vez en 10 juegos, gracias a Delhomme.

 

Washington (5-8) en Dallas (4-9): Leí algo que me erizó la piel: “Rex Grossman podría iniciar por los Skins en lugar de Donovan McNabb”. No se necesita saber más. Boys por 8.

 

Houston (5-8) en Tennessee (5-8): Dos de las franquicias más decepcionantes de la campaña. Al menos una de ellas mostró testosterona y las glándulas que la generan. Texans por 5.

 

Kansas City (8-5) en San Luis (6-7): El apéndice de Matt Cassel se las hizo de fea forma a los aficionados de KC. Pero si ganan en San Luis, no se habrá perdido mucho. Por el bien de Cassel, así será. Chiefs por 7.

 

Buffalo (3-10) en Miami (7-6): Los Bills ya dieron de que hablar, ya consiguieron tres triunfos más de lo esperado y ya pasaron a la historia desforrando a Favre. Sufienciente por el 2010. Fins por 6.

 

Detroit (3-10) en Tampa Bay (8-5): Las bondades del calendario tienen a los Bukis oliendo la postemporada. Un empujoncito más hacia la tierra prometida. Tampa por 5.

 

Arizona (4-9) en Carolina (1-12): John Skelton ganó en su debut y no vi el juego, pero si sé que hizo más que sus antecesores, involucrando a Larry Fitzgerald. Si repite el truco ante los Cats y repite el resultado. Pájaros locos por 6.

 

Nueva Orleáns (10-3) en Baltimore (9-4): Semana corta, un triunfo afortunado y enfrentando cara a cara a la realidad. No son las mejores circunstancias para medirse ante el campeón. Saints por 9.

 

Atlanta (11-2) en Seattle (6-7): Y el fantasma del lider divisional con marca perdedora se aparece en Qwest Field. Falcons por (Inserte un número).

 

Denver (3-10) en Oakland (6-7): Oakland echó por la borda sus aspiraciones de playoffs y ahora echará por la borda las aspiraciones de vivir de los aficionados de Denver. Raiders por 7.

 

Chicago (9-4) en Minnesota 5-8): Favre tocado, Jackson tocado… damas y caballeros, el pasador titular de los Vikes… (redoble de tambores)… Patrick Ramsey. Premio de consolación para los Osos y su triunfo por 11.

 

La semana anterior: 8-8 (OUUUCH)

En la temporada: 128-80

 
  • Perfil

    León Girón es egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y nuestro experto en NFL. Ha cubierto no sólo partidos de temporada regular sino varios Super Bowls. No puede ocultar su pasión por los Steelers y siempre está dispuesto a apostar a favor de ellos.